Petición  de reconocimiento formal del derecho del pueblo kabil a la autodeterminación (version espagnole)
ANAVAD AQVAYLI UΣḌIL
GOUVERNEMENT PROVISOIRE KABYLE
PROVISIONAL GOVERNMENT OF KABYLIA
PETICIÒN DE RECONOCIMIENTO DEL DERECHO A LA AUTODETERMINACIÒN DEL PUEBLO  KABIL

 

A Su  Excelencia, Don Antonio  GUTERRES, Secretario General de la ONU

Ref. : ASAN/FM/1703/01

Petición  de reconocimiento formal del derecho del pueblo kabil a la autodeterminación

Excelencia,

De acuerdo con los textos fundamentales de la ONU,  como presidente del ANAVAD (Gobierno Provisional de la Kabilia) y del MAK-ANAVAD (Movimiento para la Autodeterminación de la Kabilia), en nombre de la Kabilia, tengo el inmenso honor de presentarle este memorándum para solicitar el reconocimiento oficial del derecho Kabil a su autodeterminación.

El Anavad considera que hoy por hoy el pueblo Kabil reúne todas las condiciones necesarias para el ejercicio de su derecho refrendario de disponer de sí mismo.

La Kabilia merece unirse a la Organización de Naciones Unidas y tener un lugar en ella como nación y como estado libre e independiente. Ha llegado la hora, para ella de romper sus lazos y  relaciones políticas que desde el año 1857 la vinculan  forzosamente con Argelia. Estas relaciones, que siempre han sido tensas, caracterizadas por la desconfianza reciproca y periódicamente muy violentas, son como cadenas contra las que siempre ha luchado la Kabilia y de las que piensa liberarse para la felicidad de su pueblo y para la estabilidad regional.

El pueblo Kabil es pujante de casi 12.000.000 de almas para un territorio de más de 40.000 km2. Si bien sabemos que no es el numero habitantes de un pueblo, ni  el tamaño de su territorio son los factores que hacen que sea admitido como miembro de las Naciones Unidas, es importante destacar que la Kabilia ubicada al este de Argel es más grande que el 30% de los países miembros de la ONU y que supera a más del 60% en población.

Las razones de esta separación abarcan todos los ámbitos de la vida. Los apartados contenidos en este Memorándum muestran su gravedad y amplitud. Además de todas las pruebas justificando este recurso a su Excelencia, el pueblo Kabil está dispuesto a someter su futuro al veredicto de las urnas y reivindica así  la aplicación del derecho internacional de cada pueblo a la autodeterminación.

Hacemos un llamamiento al compromiso de su Excelencia por la causa de la libertad de los pueblos, su imparcialidad y a su sentido de responsabilidades, para que expresa su  posición y de la ONU sobre la validez  de la petición kabil de obtener el reconocimiento de un derecho  que hasta al momento es  válido para todos los pueblos del mundo entre  los  cuales que se cuenta.  

Asimismo hacemos un llamamiento al apoyo de la comunidad internacional para que se le haga justicia, acabando son la negación de su existencia que lo golpea desde que perdió su batalla militar contra las tropas coloniales francesas el 24 de Junio 1857 en Icerriden. (Icheridène).

El  actual planteamiento del Anavad ante la ONU,  Unión Africana, Unión Europea, Liga Árabe, ASEAN, CEI, EE.UU, Francia y la AMSUR, no es ni un accidente de la historia, ni un gesto de inconsideración, sino más bien la culminación lógica de un proceso histórico de una nación que no se ha resignado nunca a la pérdida definitiva de su soberanía. En el pasado, la Kabilia ha luchado  con valentía contra el ejército francés (1857, 1871 y 1954-1962). Hoy afronta con determinación la dictadura argelina que  atenta contra su lengua y su identidad con políticas de arabización y de despersonalización desde 1962.

Argelia, que ve en la Kabilia una grave amenaza para la unidad del país, nunca ha parado de tratarla como un enemigo, combatiéndola con la guerra, la represión, inseguridad, sabotaje económico y la negación de su existencia.

Debido a esta  actitud hostil, por no decir bélica, Argelia ha causado a la Kabilia durante más de 50 años un retraso multiforme en su desarrollo. Es un crimen imperdonable.

Sin embargo, el poder argelino, relevo y clon del colonialismo francés, ha acabado produciendo en la Kabilia lo contrario de lo que esperaba: la resistencia en vez de sumisión, el refuerzo de su personalidad en vez de su asimilación. Su laicidad se ha incrementado, frente a la “salafistización” que el régimen intenta implantar y lograr su éxito con todos los medios. En el momento en que el mundo libre lucha con toda sus fuerzas contra el islamismo, Argelia lo anima oficialmente en tierras kabiles ya sea por medio de la escuela, la justicia, la administración, los medios de comunicación, la financiación de asociaciones  islamistas agresivas,  e incluso con el nombramiento de terroristas islamistas “ arrepentidos” como imanes en los pueblos y aldeas kabiles.

El presente Memorándum es por ello el fruto de las luchas diarias de un pueblo que ha ganado al colonialismo francés al precio de innumerables sacrificios que podemos calificar como los más heroicos del siglo pasado, y que sigue afrontando desde 1962 los asaltos odiosos y destructores del colonialismo argelino.

Uno de los objetivos de la presente iniciativa es también informar  a las instancias internacionales sobre la política de opresión, de represión y de discriminación relativas a los ámbitos identitario, lingüístico, cultural, económico, medio ambiental, administrativo y de seguridad…que practica Argelia en la Kabilia.

La voluntad de independencia de la Kabilia no es  un  hecho de un despertar accidental o pasajero de un pueblo que con la Libertad, esta voluntad es un una afirmación permanente e irreductible de su personalidad y de su cultura desde tiempos inmemoriales.

La Kabilia tiene una permanencia a través de la historia igual a la del Atlas Telliano al cual esta adosada. Ni la negación de su existencia, ni la opresión, represión y violaciones de los derechos humanos, ni el sabotaje económico e inseguridad que le impone el poder colonialista argelino pueden erradicarla o contrarrestarla.

Nunca renunciará a su existencia ni a su libertad, sea cual sea el precio; sea cual sea el contexto histórico o la potencia militar de los que la niegan o la agraden  o de su agresor.

La Kabilia está convencida de su legitimidad y  de su derecho a vivir  libre y de pie, a sentarse con las naciones de la tierra, aportando a la humanidad su contribución para la construcción de la paz y la  prosperidad internacionales.  

Sin embargo, es muy importante subrayar que esta empresa, de acuerdo con los valores del pueblo kabil, quiere antes que todo ser pacifica; la Kabilia que se encuentra en la encrucijada de civilizaciones que han florecido en el mediterráneo, sigue siendo la tierra del olivar, símbolo de la paz y de la prosperidad.

A pesar de que en la búsqueda de libertad todo pueblo oprimido se le supone legítimamente autorizado a recurrir a la violencia, la Kabilia, que lo sabe perfectamente permanece firmemente pacífica. Rechaza recurrir  a las armas y a la inadmisible efusión  de sangre para arrancar su derecho a la vida. La Kabilia espera decidamente  con el apoyo de su excelencia  inaugurar así para toda la humanidad oprimida una nueva era a través de las convulsiones geopolíticas inevitables, porque, inscrita en la lógica de la historia, se harán pacíficamente, con la negociación, la justicia y el arbitraje internacional, lejos de la violencia que en  hasta ahora ha asolado continentes.

No obstante, si la Kabilia ha optado por el pacifismo, no es ni por debilidad ni por falta de valentía para ir hacia una guerra, sino por valores civilizadores. Los kabiles son guerreros valientes, los turcos y los franceses han conocido su valentía porque se les   han enfrentado durante incesantes e inútiles tentativas de sumisión del país kabil desde el siglo XVI hasta el XIX en el caso de los primeros y de 1830 hasta 1962 para los segundos.  

A la violencia física que rechaza pero tampoco teme bajo ninguna circunstancia, la Kabilia opone la fuerza moral, el derecho y la confrontación de ideas. Incluso en estado de legítima defensa, como ocurrió en la Primavera Negra (2001-2003) cuando con las manos desnudas, los jóvenes kabiles ofrecían sus pechos a las balas explosivas de los gendarmes criminales argelinos que mataron a unos 130 jóvenes sin contar los miles de heridos entre los 1200 son minusválidos de por vida. La Kabilia ha preferido mirar a los ojos de sus asesinos y aniquilar su barbarie con esta frase impactante: “ No nos podéis matar,  ya estamos muertos!”

No tenemos miedo ni a la muerte ni a ningún enemigo. Queremos solamente vivir nuestra independencia en paz, en el respeto de nuestros valores, en buena vecindad, cooperación internacional y  fraternidad con los pueblos del mundo.

Las armas y su violencia son empleados por pueblos desesperados ante la oposición a su petición y a su legítimo sueño de independencia. Un pueblo cuyos  gritos de desamparo son ignorados por la comunidad internacional, acaba tarde o temprano dándose los medios de su autoafirmación.

Espero y deseo que la Kabilia, gracias  al apoyo de su Excelencia  no tenga nunca que llegar al borde de la desesperación hasta el punto de llegar a una situación perjudicial para la paz en esta parte del mundo.

Excelencia,

Reconociendo formalmente al pueblo kabil  el derecho de decidir por  sí mismo, usted abre con este gesto, la vía a la resolución de muchos conflictos armados en curso o latentes en África o en Asia.

Mientras alguien  piense que la paz, tan valiosa para todos los pueblos, estará  siempre en el  horizonte como un ideal  cuya  realización es laboriosa, muchos escollos que se yerguen en su  camino serán superados.

Un nuevo proceso de evolución geopolítica más ordenado y mejor controlado por la comunidad internacional se iniciará en beneficio de toda la humanidad.

Fuerte en su  convicción de servir a la causa de la paz, de la libertad y prosperidad para el bien de toda la humanidad, el pueblo kabil le presenta esta petición de autodeterminación en base a los textos universales siguientes:

1)-  La carta de Naciones Unidas, articulo 1, apartado 2, que se dirige  « desarrollar entre las naciones relaciones amistosas fundadas sobre el respecto del  principio de igualdad  de los derechos de los pueblos y de su derecho a disponer de ellos mismos y tomar todas otras medidas propias para  consolidar la paz en el mundo”.

2)- El Pacto Internacional de los Derechos Económicos Sociales y Culturales, así como también el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, artículos 1,2 y 3, que proclaman al unísono:

« 1. Todos los pueblos tienen el derecho de disponer de sí mismos. En virtud de este derecho, determinan libremente su estatuto político y aseguran libremente su desarrollo económico, social y cultural.”  

  1. Para alcanzar sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y sus recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones resultantes de la cooperación económica internacional, fundada sobre el principio del mutuo  interés  y del derecho internacional. En ningún caso, se puede privar  un pueblo de sus medios de subsistencia.”
  2.  Los estados parte del presente Pacto, incluso aquellos que tienen la responsabilidad de administrar territorios non autónomos y territorios bajo tutela, están obligados a facilitar la realización del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos, de respectar su derecho, conforme a las disposiciones de la carta de Naciones Unidas.”

4) –  El artículo 3  de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos a autóctonos recordando que: «  Los pueblos autóctonos tienen el derecho a la autodeterminación. En virtud a este derecho, determinan libremente su estatuto político y aseguran libremente su desarrollo económico, social y cultural.”

5)-  Todos los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cuyas violaciones  practicadas por Argelia no se salva ningún ámbito de la vida del pueblo kabil, empezando por el derecho a la vida y seguridad.

Excelentísimo Sr, Secretario General de las Naciones Unidas

Conociendo su preocupación por la causa  de la paz  y la libertad en el mundo, su respecto a los textos fundamentales de la ONU, confiando que  la respuesta que va a darle le reafirmará en   su derecho a la autodeterminación y su elección en la vía pacífica, el pueblo kabil le testifica su reconocimiento y le ruega que reciba sus más cordiales saludos y crea en su profunda aspiración a la independencia.  

Exilio el  05/04/2017

Firmado  : M. Ferhat MEHENNI

SIWEL 281707 Sep 17 UTC

Partager ceci...